A 24 AÑOS DE LA CAÍDA DE LOS GRINGOS LOCOS

0 99

Por: Miguel Reducindo

La historia de la lucha libre en los Estados Unidos fue siempre dominada por lo que hoy conocemos como WWE. Su modelo de expansión fue acabar con la competencia, comprándolos o aplastándolos convirtiéndose en la más poderosa de la Unión Americana y a quien prácticamente nadie le podría hacer sombra. Pero en 1994 fueron los mexicanos quienes rompieron con la idea de que solo la entonces WWF podría realizar eventos con más de 15 mil asistentes en aquellas tierras, la lucha estelar: Hijo del Santo y Octagón exponiendo las máscaras ante las cabelleras de Love Machine y Eddy Guerrero.

Fue la noche del 06 de noviembre de 1994 cuando Triple A, comandada por Antonio Peña, dio un golpe de fuerza latina en territorio enemigo, sin duda alguna era el mejor momento de la naciente Triple A y estrellas como Perro Aguayo, Fuerza Guerrera, Blue Panther, Cien Caras, Konnan y los mencionados anteriormente provocaron la llegada de 16 mil personas al Sports Arena de Los Ángeles, California.

Esa noche fue la locura, prácticamente todas las almas reunidas en el recinto hablaban español y fueron a vivir ese reencuentro con una de las representaciones más vivas de ser mexicano, la lucha libre.

La contienda estelar inmejorable, Hijo del Santo y Octagón contra Los Gringos Locos, un duelo México contra Estados Unidos que garantizó la efervescencia.

El desenlace fue la locura, dramatismo puro cuando Octagón tuvo que abandonar el cuadrilátero en camilla rumbo a una ambulancia resguardado por uno de los hombres más cercanos de Antonio Peña, el fallecido Jesús Núñez; en el centro del rin un Hijo del Santo en desventaja ante los dos rivales y un Tirantes en el centro de la tormenta. El plateado fue el héroe, acabó primero con Machine y después con Eddy Guerrero causando que el recinto se convirtiera en un volcán en erupción. Los Gringos Locos cayeron y no permitieron que nadie les arrebatara la melena, ellos mismo se raparon ante su propia incredulidad.

Una noche como esa no se ha vuelto a vivir. Al igual que la primera edición de Triplemanía, algo parecido nunca se repitió y ninguna empresa latina ha logrado un entradón similar.

¿Alguna vez se volverá a vivir esto? Nadie lo sabe, pues el mercado de lucha libre estadounidense sigue siendo dominado por WWE y el resto de las empresas luchan contra viento y marea por conseguir buenas entradas. Después de esa gira de Triple A por Estados Unidos, que hoy cumple 24 años, solo ALL IN ha logrado una asistencia de esa magnitud sin ser un evento de WWE.

Elementos hay muchos, pero ¿qué es lo que se necesita para volver a conseguirlo? Seguramente ustedes tengan la mejor respuesta.

Comentarios
Loading...
A %d blogueros les gusta esto: