EL FORTACHON OLIMPICO… ¡AHORA ES CHEF! Por: Leobardo Magadán

0 223

En la década de los noventas y principios del 2000 se convirtió en el más fuerte del CMLL y en un ejemplo a seguir para la gente joven.

El Olímpico es de esos luchadores admirados por su musculatura. Eso animaba a los promotores de toda la república y allende nuestras fronteras para tenerlo en sus funciones. Su servidor lo presentaba como el hombre del lavadero integrado.

Hijo de Roy Aguirre, un ex luchador, el Olímpico llegó al Consejo Mundial en 1992 y, gracias a su físico, fue debutado casi inmediatamente con el nombre de Popoca Jr., el cual se modificó por el de Olímpico. A partir de este nombramiento fue catapultado a los primeros planos. Su presencia impactaba. En poco tiempo estaba en las Grandes Ligas.

En el 2008 decidió emigrar a probar suerte en diferentes empresas como Los Perros del Mal y Grupo Revolución. Dos años después, su regreso fue apoteótico con el grupo de Los Invasores. En el 2010, dentro del 77 aniversario, perdió la máscara ante La Sombra. Fue campeón welter y monarca nacional de tríos. Desde hace un año se ha ido despidiendo de los encordados debido a su poca participación.

Hoy, Olímpico ha dejado los azotones para dedicarse al arte culinario. Es un micro empresario del negocio “Crepas El Maná”, nombre que le queda al pelo considerando que se ha convertido al cristianismo. El Maná era el pan enviado por Dios a los israelitas durante los 40 años que deambularon por el desierto. Está ubicado justo en la esquina de Peralvillo con Jaime Nuno, en la colonia Morelos, a dos cuadras del metro Lagunilla. Son las mejores crepas que he probado. Enhorabuena.

                            El Olímpico
Comentarios
Loading...
A %d blogueros les gusta esto: