LA MUERTE DE TRITONCITO Y EL DRAMA DE LOS PEQUEÑOS ESTRELLAS

¿Están destinados a la extinción?

0 227

Por: Miguel Reducindo

El 2018 representa para la lucha libre uno de los más negros en la historia, pues una larga lista de gladiadores ha dejado de existir para engrosar las filas de la Arena Celestial. Y a la lista se le unió este jueves 25 de octubre Tritoncito, pionero del concepto de los Pequeños Estrellas del Consejo Mundial de Lucha Libre.

Sin duda alguna la muerte de Tritoncito deja un vacío importante entre los creadores de este concepto de luchadores bajitos y que causó el alarido de la gente junto con Último Dragoncito, Cicloncito Ramírez, Mascarita Mágica, Pequeño Pierroth, Gargolita, entre muchos otros.

Tritoncito ya no está, pero ¿qué es de sus compañeros de generación?, ¿qué papel juegan en este momento los Pequeños Estrellas en las carteleras no solo del Consejo, sino del resto de las promotoras?

Luchadores chaparritos han existido desde hace muchos años, son bien recordados Pequeño Goliat, Arturito, entre otros por su baja estatura y movimientos audaces en el Toreo de Cuatro Caminos; A principios de la década de los 90 aparecieron los Mini luchadores que incluían en sus filas a Mascarita Sagrada, Misteriosito, Cobardito, Piratita Morgan, Espectrito, entre otros y, en 1992, con la desbandada de luchadores del CMLL a Triple A, la empresa de la Colonia Doctores renovó el concepto naciendo los Pequeños Estrellas, grupo al cual perteneció Tritoncito.

Este grupo de luchadores de baja estatura tuvieron buenos momentos al presentarse en luchas importantes, luchas de aniversario y eventos trascendentales, por allá del año 2007 vivieron, para muchos, su mejor nivel al combinar la experiencia de Pequeño Pierroth, Último Dragoncito, Pequeño Violencia y Pequeño Olímpico, a la juventud y espectacularidad de Bam Bam, Máscarita Dorada, Eléctrico, y la rudeza despiadada de Mr. Aguilita, Pequeño Damián 666 y Pequeño Halloween, entre otros. Eran luchas de alarido que podrían haber estado en un lugar más alto de la cartelera sin problema.

Pero el tiempo hizo estragos en ese grupo, primero al desviarse del concepto cuando los luchadores no encarnaron la versión pequeña de una estrella consagrada, lo cual era la premisa principal de este grupo de gladiadores; después al dejarlos por mucho tiempo en el olvido y no atender sus rivalidades. Los Pequeños Estrellas se fueron desmotivando y, lógicamente, su nivel luchístico bajó, siendo relegados a un papel secundario o hasta terciario en las carteleras.

Hoy los Pequeños Estrellas parecen estar decapitados no solo en el CMLL, sino en todas partes, pues en Triple A prácticamente desapareció el concepto Mini, y en el sector independiente es donde estos gladiadores siguen tratando de abrirse paso.

En el Consejo surgieron los Micro Estrellas con elementos como Gallito, Guapito, Micromán, Mije, Ángel, Chamuel y demás, dejando a los Pequeños Estrellas en el limbo, no son lo suficientemente grandes para luchar con elementos de estatura “normal”, ni lo suficientemente bajitos para alternar con los Micro.

Por su parte el pionero, carismático, talentoso y con mucha cuerda como lo es Pequeño Pierroth tiene mayor presencia en el extranjero que en su propia casa, y es que parece no tener rivales ni futuro si no se vende en otras partes. Demus emigró y ahora es independiente, mientras gente como Eléctrico y Astral, extraordinarios elementos que daban brillo a los Pequeños Estrellas, recibieron, por derecho propio y en pleno acto de justicia, la oportunidad de alternar con los grandes. Pero ¿dónde quedan Aereo, Acero, Mercurio, Shockercito, Halcón Suriano Jr; Angelito?

¿Cuál es el futuro de los Pequeños Estrellas?, ¿están destinados a desaparecer?, ¿se debería crear una división crucero y olvidarnos de este concepto?, es difícil responder. Lo cierto es que Tritoncito murió en la miseria, enfermo y postrado en una silla de ruedas, algo que a ningún hombre que entrega la vida en los encordados debería ocurrirle.

Su última aparición en público se dio en la Arena López Mateos del Estado de México durante la celebración de 30 años como luchador profesional de Súper Pinochito hace tres semanas, ahí todos sus compañeros “botearon” para recaudar fondos y ayudarlo a juntar recursos para una operación.

Los Pequeños Estrellas son sinónimo de calidad, entregan alma, cuerpo y corazón en cada batalla, por eso no hay que relegarlos, NO LOS ABANDONEMOS, porque héroes como ellos no deben acabar en la miseria ni en el olvido.

Descanse en paz Tritoncito, y que vivan por siempre Los Pequeños Estrellas.

Comentarios
Loading...
A %d blogueros les gusta esto: